La luz bioluminiscente: un océano de posibilidades

Sandra Rey, 29 años, participaba en un concurso de diseño estudiantil sobre el tema de la biología y al ver vídeos de criaturas marinas bioluminiscentes en YouTube, pensó que debía haber una forma de reproducir esta tecnología de luz natural. Cinco años más tarde, su start-up Glowee creó brillantes instalaciones de arte luminiscente para hoteles y espacios públicos.

«Nunca reemplazaremos las bombillas de su cocina», dice Sandra Rey. Con más de 10.000 unidades vendidas, una de las principales fuentes de ingresos de Glowee es proporcionar instalaciones artísticas para eventos.

Para Cyprien Comarmond, uno de sus primeros inversores, «Glowee tiene un impacto significativo en el medio ambiente. Produce luz sin electricidad, lo que significa menos contaminación de las centrales nucleares o de las centrales de carbón. Reduce eficazmente la huella de carbono de la luz mediante el uso de materias primas orgánicas y también crea una atmósfera acogedora y zen!»

Aunque parece poco probable que las luces Glowee representen una amenaza para la iluminación LED, es intrigante imaginar las posibilidades que ofrece la luz  bioluminiscente.

Para seguir el Instagram de Glowee: https://www.instagram.com/weloveglowee/

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *