La Relojería Sánchez tenía tres problemas:

La tienda, al no ser muy grande, tenía el gran inconveniente de la temperatura tan alta que producían las bombillas halógenas AR111 (QR111). Las de LED apenas cogen temperatura.

  • Por otro lado, la rapidez con la que las bombillas halógenas se fundían, debido principalmente a los cambios de tensión y una vida útil de tan sólo 2.500 horas fue uno de los motivos del cambio.

Por último, el consumo. Hemos bajado de 75W de potencia por bombilla a tan sólo 12W y hemos mejorado la luminosidad tanto del escaparate como del interior.

  • Al hacer estos cambios, el cliente aprovechó para iluminar mejor las vitrinas donde se exponen los relojes. Se instalaron tiras de LED, en un tono de luz fría. La diferencia ha sido notoria a la hora de ver los productos.

Relojería Sanchez

Volver a proyectos de iluminación